01/11/14

Crítica Literaria a Memoria de una cita inconclusa

jacqueline lagos, escritora, osornoAntes de comenzar a  hablar acerca de esta trilogía empapada de clima Sur, fermentada de valor femenino, dejo una frase de  Eduardo Galeano.

“No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta”

-Hay mujeres que ejercen en prisiones del lenguaje como pájaros disminuidos, existen las que entremezclan  el imaginario de los ojos hacia atrás, están las que llevan un ojo servidor y las que vacían humedades  equívocas. Pero existen mujeres dirigidas a la tierra, como péndulos  de buen ritmo.

Mujeres con vocación de Chamanes sanadores, Diosas del psicoanálisis, agentes del idioma universal,  encargadas de lo humano, dando alivio con prácticas ancestrales, son las herederas del trono de los antepasados.

La autora de “Memoria de una cita inconclusa” nos entrega en su obra un compendio de enseñanzas, que a través de la lectura nos resulta no sólo  terapéutico, sino que nos acerca sin dificultad, precisamente por su buen manejo literario al mundo femenino y su desenvolverse.

El llamado, el efecto reflejo, los códigos de lo conveniente y lo debido, la visión de la libertad absoluta  sin presunción ni discurso moral. Dar a luz propuestas que resulten valiosas y generadoras de felicidad para un gran número de personas.

Jacqueline Lagos, nos conduce a ese fin,  acuñando términos   y logrando trascender al obtener  desde su templo de Sacerdotisa alada, que los lectores vean y se dispongan  tocando el corazón  de una vida, como recompensa  a este transitar entre cuencos y  la bendición de lo cierto, entre diversas y honestas comunicaciones.

Todo tiene este Sur de Chile y la autora nos planta a su suelo, como árbol

Buen manejo del lenguaje descriptivo,  donde la imaginación conduce  y trae a la memoria con agrado el recuerdo  en la razón de la Literatura Inglesa, ese idilio mágico que produce afición, cuando se cuida y trabaja cada estación de las imágenes, con absoluta propiedad, para deleite del lector.

CITO: Pág. 1  de  la presentación, por Erwin Nettig Rosales , Magíster en Ciencias Sociales.

“Por estos parajes los hombres y mujeres de este Sur, llevan consigo la memoria azul lenta de la lluvia, aquella que nos formó  y nos sigue acompañando gota a gota, Jackie es hija de la lluvia, del arco iris, no teme  atraer  y poner  en valor el amor primigenio, el de quienes nos educaron en la naturaleza del Ser…”

Es así como en “Mis primeros años”  se desprenden los valores y  escapa el todo vale de los sentimientos y pureza.

No puedo estar más de acuerdo con Erwin Nettig, al argumentar que “Mis primeros años” debería ser considerado como texto de lectura, sin embargo agrego,  no se debe desestimar el conjunto, toda vez que  la riqueza y matices del lenguaje femenino-Sur, enriquece el vocabulario de quien lee.

 

Espíritu forjado en cielo Sur, no puede privarse de la tierra. Sur y azul , en morada del verde donde canta  los minutos la Bandurria, en su llamado sobre techos de teja de alerce, con ese musgo que espera, tal vez en dulce resonancia y festín de nubes citadinas.

-¿Qué borbotea  al dorso de la pluma? ¿Cuál el pedestal de un mañana inocente?

-Lo  católico descorre las cortinas de la casa, en  “Mis Primeros  años”, donde la ternura familiar  y el ambiente que se recoge en las cálidas manos  de una abuela que marca el ritmo y dicta los acordes.

CITO: Pág. 4  - Acerca de la cultura religiosa

“Cuando llegaban fechas importantes como Semana Santa, mi abuela nos envolvía en rituales a todos los de la casa.

-El señor Jesucristo estaba padeciendo su muerte, decía ella, por lo tanto, hay que ayudar rezando  y  ayunando  sin distraer la mente, ni el espíritu”

 

Reitero el procurarse y ocupar buen  lenguaje descriptivo, atrayente y  con un  manejo de realidad  que deja de lado lo superfluo e invita a ingresar, al caldero de las letras en que  la escritora Jacqueline Lagos, nos permite recalar en el puerto de abrigo de la infancia.

Travesura y malicia picaresca del sureño, que genéticamente asoma a las aguas del mundo con aquella sonrisa amplia, ojos vivarachos y soltura de cuerpo para esquivar los malos aires de los que ojean lo tangible.

Yerbateros de nuestra tierra Sur,  lenguaje universal de la Machis y parteras, tejedoras del  espíritu, moldeadoras de sueños, artesanas de arcillas primigenias; guardadoras secretas de la honra.

 

 “Una bruja emplumada en el Tzolkin”

La madurez trasciende  descubre  los ciclos por completo, se cumplen los ejercicios de lo personal  proyectando  el  antemundo  de  sensibilidad  que aplica y expresa de manera significante.

Surge la  obra narrativa de Jacqueline Lagos, asoma la capacidad de capturar al lector, no vacilan los pasos de las metáforas a la hora de entablar conversación, la autora nos descubre el jardín y los ojos se trepan a un mundo cálido.

Espiritualismo y naturalismo nos dan la mano, atraen y fascinan.

El impulso vital del mundo interior de la autora, se traslada  al lector para urdirse en materia universal

No surgen héroes espontáneos, la literatura se desarrolla  desde la propia identidad y conocimiento, se funda y justifica en la voluntad de quien posee memoria y trasciende cuando es compartido a través del lenguaje.

Jacqueline Lagos, nos sitúa en su YO-Mujer, en ese “Ver” desde lo auténtico, incluyendo con naturalidad  la personalidad  y crecimiento del  espíritu; lo femenino elige y se proyecta cuando alcanza madurez.

Valoro este trabajo, el engranaje  y enfoque de ideas presentes en la obra literaria, la conciencia de la autora, relacionándose, sembrando y enriqueciendo, por sobre la mezquindad que de continuo nos rodea.

 

“Conjuros”

No hay nada  por fuera que escape a  la mente creativa.

Múltiples voces femeninas  se manifiestan, a vena abierta se establecen, construyendo y argumentando, reclamando en justicia un lugar a la par del hombre.

 

Una mujer sabia, se acerca y nos enseña, en esencia espiritual, se encarga y materializa manifestándose en lo natural.  La tierra es un decreto todopoderoso, el hombre en su falta se llena de impureza, entremezclando bien y mal. Los sabios neutralizan empleando lo sagrado.

Las aguas limpian y liberan, entonces las palabras se pronuncian e ingresan  al cuerpo, desde la boca del sabio.

 

CITO: Pág. 227 -  El Guerrero habla con Gaia

“Es tiempo ya, de escuchar a Gaia y su llamado, ella necesita de vuestra templanza guerrera, la habéis abandonado por mucho tiempo, y está bien, estabais luchando, ¿pero, qué acto más

noble que la defensa de una madre, la defensa de aquella que provee lo necesario para nutriros y reunir fuerzas para la próxima batalla? “

Respondo, que el camino interior ha de ser firme, para que las aguas del mal no engullan.

Los sabios demuestran su poder a través del hechizo y de saber escuchar a Gaia, el mayor triunfo se logra a nivel espiritual, en ese subyugar los malos instintos.

Obra literaria completamente recomendable

Rossana Arellano

Escritora.Poeta

Santiago de Chile, Octubre-2014 

 

21:28 Anotado por: Jackielagos en Jacqueline Lagos | Permalink

01/09/14

Agradecimientos Seminario de Título


“Mi espíritu inquieto hablaba que tenía que encontrarme con otras mujeres para volar sin orden buscando la paz interior, sin distracciones y con el anhelo profundo que el alma fluya en el sendero de la búsqueda de aprender a conocer algo más allá del simple razonamiento” (Jacqueline Lagos).
Hay tanto que agradecer, que es difícil partir. Estas hojas que se presentan a continuación son fruto de un agotador camino que decidimos recorrer un día. “El pie camina” dice una canción por ahí. Quiero dedicar este trabajo a mi familia, hermanas, papá y mamá quienes con su profundo esfuerzo y trabajo me han educado y han hecho que este sueño se haga realidad. Infinitas gracias por hacerme la persona que soy, sin su apoyo nada de esto hubiera sido posible porque aunque no lo demuestre, siempre supe que en cada paso que daba, estaban ustedes a mi lado conteniéndome. Agradecer además a mis amigas y a todas las personas que de una u otra manera ayudaron en mi proceso de maduración personal, que me han hecho ser lo que hoy soy. Gracias por qué un trozo de esto es también de ustedes. A Alejandro, el compañero de mis días, por su apoyo incondicional, su compañía y paciencia en estos días. Gracias por hacer de mi lucha, también tú lucha. Agradecer a esas tremendas mujeres que conocí en el camino, cada una de ellas ha dejado una semilla en mi corazón que de a poco va germinando. Especial mención a Sra. Olguita por su dedicación e inquebrantable constancia, mil gracias por compartir su inmenso conocimiento conmigo y por adentrarme aun mas en la lucha que día a día debemos llevar para lograr la igualdad. A María Eligoro, que con su coraje me dio muchas veces el ejemplo de fortaleza cuando mis brazos caían. A Jacqueline Lagos, por si espíritu libre que hizo que mi corazón comenzara a latir más fuerte, gracias por todo lo enseñado de la vida, infinitas gracias por su corazón siempre dispuesto. A Cristina Aron, por su corazón abierto y su profundo amor que le entrega a cada cosa que hace, a cada paso que da. Infinitas gracias también, por sanar con una palabra. A estas cuatro tremendas mujeres, diosas todas, a veces brujas. Gracias por que han moldeado cada segundo de mi vida este año. Porque son sanadoras, poderosas y corajudas. Sé que la lucha es agotadora, pero no decaigan, aún quedan un montón de corazones que necesitan de su amor. Sabemos que el camino es largo, por eso nuestro paso es corto, constante.
CHAWRAKAWIN, ENERO, 2014
CATALINA GONZALEZ MALDONADO

1148809_342710542525837_1905201658_n.jpg

09:42 Anotado por: Jackielagos en Jacqueline Lagos | Permalink

05/07/14

Cosas mías



 

jacqueline lagos,escritora,osorno,chileconjuros10.JPG

conjuros11.JPG

Nenúfar-jackie.JPG

23:19 Anotado por: Jackielagos en Jacqueline Lagos | Permalink | Tags: jacqueline lagos, escritora, osorno, chile